91 109 05 02 info@impactoseo.com Blog

¿Imagináis un mundo sin redes sociales? ¿Un mundo donde las palabras Facebook, Instagram, Linkedin o Twitter simplemente sonaran como vocablos en algún dialecto indígena? Muchos de nosotros sí. Lo vivimos y, aunque son muchas las personas que encuentran infinidad de aspectos negativos en ellas, somos muy conscientes de las ventajas que nos proporcionan. Por eso en el artículo de hoy exploraremos para qué sirven las redes sociales. Tanto para las personas particulares como para las empresas. Vayamos con ello.

 

Argumentos a favor de las redes sociales

En el caso de los usuarios, los argumentos a favor de las redes sociales son inmensos. En primer lugar, estas nos permiten mantenernos conectados con un gran grupo de personas. Desde nuestros familiares hasta nuestros amigos, pasando por nuestros compañeros de estudios, nuestros compañeros de trabajo y personas con las que tenemos menos contacto, pero cuyas vidas nos interesan. En ese sentido, las redes sociales funcionan como una ventana al mundo que nos importa, como un espacio unificador de nuestros intereses.

Y es que lo que es válido para las personas también lo es para muchos otros usuarios como marcas o medios de comunicación. Gracias a las redes sociales, los usuarios pueden mantenerse al tanto de la actualidad y de aquello que ocurre en el seno de sus marcas favoritas. Tan solo tienen que seguirlas. Es uno de los argumentos a favor de las redes sociales de mayor peso: las opciones que nos da para estar conectados al mundo que queremos. Y eso es algo que se relaciona íntimamente con los beneficios de las redes sociales para las marcas.

Después de todo, las marcas encuentran en las redes sociales un entorno privilegiado desde el que conectar con sus clientes y usuarios. Ya no hablamos de seducirlos. Tampoco simplemente de promocionarse. Ninguna red es meramente un escaparate. Muy al contrario, las redes sociales son ambientes donde consumidores y marcas se encuentran para dialogar, intercambiar opiniones y conocerse. En ese sentido, las redes sociales son el arma de mayor potencia para esa nueva relación marca-consumidor que marcará las próximas décadas.

Por supuesto, y cuando nos preguntamos para qué sirven las redes sociales, no podemos obviar que también puede ser utilizada para campañas de marketing concretas. Aunque su finalidad última, desde el punto de vista de las marcas, sea construir marca y relaciones de calidad con los consumidores, pueden ser también un vehículo para el aumento del tráfico, la captación de leads o la adquisición de conversiones. Lo mismo ocurre con usuarios particulares: también ellos pueden ganar dinero a través de las redes sociales. Aunque no es fácil.

 

¿A partir de cuántos seguidores te paga Instagram y otras redes?

Los usuarios particulares de las redes sociales pueden ganar mucho dinero mediante redes como Instagram. Sin embargo, la pregunta de a partir de cuántos seguidores te paga Instagram es irresoluble. Al fin y al cabo, cada influencer reclama a las marcas el dinero que cree conveniente en función de muchos factores como la fama, los números de interacciones en sus publicaciones o el campo concreto al que se dediquen. Si quieres conocer estas cifras con precisión tendrás que hacerte influencer tú mismo. Está difícil, pero no imposible.

No obstante, y aunque las cifras de cobro de los influencers en las redes sociales no son públicas, es posible dar cifras aproximadas basadas en filtraciones del sector. En ese sentido, deberías tener al menos 10.000 seguidores en Facebook para recibir unos ochenta euros por un mensaje. 50.000 para recibir 300 euros. Y 500.000 para que te pagaran 3.000 euros. En instagram esas mismas cifras ascienden a 120 euros, 500 euros y más de 2.500. Pero como decíamos, es una media con muchas variaciones. Y tú, ¿quieres ser influencer?