¿Qué es el SPAM? Definición y significado

También puede interesarte:

Qué es el SPAM

En internet todo va tan sumamente veloz que muchas veces nos perdemos entre los infinitos neologismos que surgen cada mes. Algunos como link baiting o black hat seo llevan menos con nosotros, pero algunos nos acompañan prácticamente desde los albores de la era digital. Y uno de ellos es el concepto de spam. Pese a su antigüedad, y pese a que todos (sin excepción) nos lo encontramos a menudo, y por desgracia en nuestras vidas digitales, muchos aún no tienen bien definido el término spam. Hoy vamos a ver que es el SPAM.

 

¿Qué significa spam en español?

Según la RAE, el spam en español es «correo basura». Pero, ¿qué significa que un correo electrónico sea considerado como basura? La RAE no lo aclara, pero podemos buscar en otras fuentes, como Wikipedia, donde se describe como «mensajes no solicitados, no deseados o con remitente no conocido», es decir el spam se refiere a cualquier mensaje o comunicación no solicitada enviada en masa (correo electrónico masivo no solicitado) y que se recibe sin previa autorización. Sin embargo, hay otros factores que también se consideran, como tener un carácter publicitario y ser enviado en grandes cantidades a muchos receptores diferentes. En resumen, el correo basura es aquel correo electrónico enviado de manera no personalizada con el objetivo de persuadir al receptor a adquirir algún producto o servicio en el que no ha mostrado interés.

Además, el spam no solo se refiere al correo electrónico, también puede ser enviado a través de mensajes instantáneos, mensajes de spam de texto, redes sociales, publicidad en línea, entre otros medios. Es importante tener en cuenta que al recibir spam, es importante no interactuar con él, no abrir los enlaces o archivos adjuntos y marcarlo como spam para que las plataformas de correo electrónico o mensajería puedan bloquearlo de forma efectiva.

Existen diferentes tipos de spam, como enviar spam por correo electrónico, el spam por mensajes instantáneos, entre otros. Es importante tomar medidas para evitar el spam y proteger nuestros datos personales, como utilizar una dirección de correo electrónico temporal para suscribirse a servicios o sitios web, no compartir información personal con sitios web no confiables y utilizar programas de seguridad para proteger nuestro dispositivo de malware o virus.

 

Significado SPAM: El origen

El origen del término spam se remonta al año 1970, en un sketch de Monty Python llamado «Spam sketch». En este sketch, los comensales de un restaurante están decidiendo qué almorzar y resulta que casi todos los platos contienen un ingrediente llamado SPAM. Una señora, pretende que su comida no lleve este tipo de carne enlatada, pero le resulta imposible evitarlo debido a la presencia masiva de SPAM en todos los platos del menú. Este sketch se convirtió en un gran éxito y el término SPAM comenzó a utilizarse para describir el envío masivo de mensajes no deseados, similares a cómo en el sketch, la presencia del SPAM en todos los platos hace imposible evitarlo.

El sketch de Monty Python contribuyó en gran medida a la popularidad y adopción del término SPAM para referirse a los mensajes no deseados enviados masivamente. Desde entonces, el término se ha utilizado ampliamente en el ámbito digital para describir el correo no deseado o el envío masivo de mensajes no solicitados. Es un ejemplo de cómo el humor y la cultura popular pueden tener un gran impacto en la forma en que las personas utilizan y entienden los términos y conceptos.

 

 

¿Qué es hacer spamming?

Una vez entendemos qué es el correo no deseado, podemos imaginarnos qué es hacer spam. Es probable que hayas sufrido spam alguna vez, ya sea recibiendo correos electrónicos no solicitados en tu bandeja de entrada para convencerte de clicar en un enlace, comprar un producto o adquirir un servicio. Hacer spam implica estar en el lado opuesto y crear y enviar correos no solicitados a una gran lista de direcciones de correo electrónico con el objetivo de obtener algún tipo de beneficio, generalmente económico.

Sin embargo, el significado de spam ya no se limita solo al correo electrónico. También se considera spam hacer comentarios en blogs con el objetivo de publicitar un producto o sitio web, o publicar comentarios en las redes sociales de otras personas con el mismo propósito. En otras palabras, hacer spam también implica utilizar espacios en internet para insertar publicidad invasiva no solicitada. Los blogs suelen ser víctimas de este fenómeno y toman medidas para combatirlo.

 

¿Cómo hacer que un correo no sea spam?

Como mencionábamos antes, muchas plataformas de correo electrónico utilizan sistemas para detectar y bloquear spam. Por ejemplo, Gmail cuenta con un sistema automático que le permite detectarlos. Además, cada usuario puede marcar como spam cualquier contenido que considere como tal. De esta manera, el sistema automático de Gmail va aprendiendo más sobre lo que se considera spam y se vuelve cada vez más eficiente en la detección automática.

¿Quieres asegurarte de que tus correos electrónicos de marca no sean marcados como correo no deseado? En ese caso, debes seguir estos consejos: no robar direcciones de correo electrónico de internet, no alquilar bases de datos, evitar escribir asuntos engañosos o sensacionalistas, no adjuntar archivos que puedan preocupar sobre la seguridad, no utilizar tácticas engañosas que comprometan tu legitimidad y permitir una desuscripción fácil. Ahora ya sabes qué es hacer spam y cómo evitar caer en ello.

La relación entre el SPAM y el phising

La relación entre el spam y el phishing es estrecha. Ambas tácticas se basan en engañar al destinatario para obtener información personal o económica. El spam es el correo electrónico no deseado o masivo que generalmente tiene un objetivo publicitario o comercial. Por otro lado, el phishing es un intento de obtener información personal o financiera mediante el engaño.

Los mensajes de phishing a menudo se disfrazan como correo electrónico legítimo de una empresa conocida, como un banco o una compañía de tarjetas de crédito. El objetivo es que el destinatario revele información personal o financiera, como contraseñas o números de tarjetas de crédito.

Aunque el spam y el phishing son diferentes en su enfoque y objetivo, ambos son molestos y pueden ser peligrosos si no se detectan y se manejan correctamente. Es importante tener precaución al abrir correos electrónicos o hacer clic en enlaces desde remitentes desconocidos o sospechosos, ya que esto puede exponerte a riesgos de phishing y otros tipos de amenazas en línea. Es importante tener un software de seguridad actualizado y estar informado sobre las tácticas comunes utilizadas por los delincuentes cibernéticos.

Cómo las leyes están combatiendo el spam

La lucha contra el spam ha sido una preocupación constante a medida que ha aumentado su uso y su impacto en la vida cotidiana. Por esta razón, varias leyes y regulaciones han sido implementadas en diferentes países para combatir este problema.

Una de las leyes más conocidas es la CAN-SPAM Act en Estados Unidos, que regula el envío de correo electrónico comercial y establece requisitos para los remitentes, como proporcionar un mecanismo fácil para darse de baja del correo y no engañar al destinatario con el asunto o el remitente.

Otra ley importante es la General Data Protection Regulation (GDPR) en Europa, que proporciona protección para los datos personales y requiere que las empresas obtengan el consentimiento explícito del destinatario antes de enviar correo electrónico comercial.

Además de estas leyes, las compañías de correo electrónico y los proveedores de servicios de internet también han desarrollado herramientas para ayudar a los usuarios a filtrar y bloquear el spam. Aunque estas regulaciones y herramientas ayudan a reducir la cantidad de spam, todavía es importante que los usuarios sean conscientes de los riesgos y tomen medidas para protegerse a sí mismos, como no abrir correos o enlaces sospechosos, no responder a mensajes de spam y no compartir información personal con remitentes desconocidos.

Además, también es importante mencionar que el spam no se limita solo al correo electrónico, también se ha extendido a otros medios de comunicación como mensajes instantáneos y redes sociales, donde se utilizan tácticas similares para llegar a un gran número de personas con contenido no deseado. Por lo tanto, es importante estar alerta y tener medidas de protección en todas las plataformas en las que se utilice.

En resumen, el spam es un problema que ha evolucionado con el tiempo y se ha extendido a diferentes medios de comunicación. Aunque existen leyes y herramientas para combatirlo, es importante que los usuarios también tomen medidas para protegerse a sí mismos y evitar caer en las trampas del spam.