91 109 05 02 info@impactoseo.com Blog

En el año 2017, la inversión publicitaria de las marcas en las redes sociales creció un 34,4%. Aunque los medios tradicionales, soportes históricos de la publicidad, siguen siendo muy importante para tareas de branding, estas nuevas plataformas sociales proporcionan ventajas únicas a la hora de promocionar productos y servicios. Tanto Facebook como Instagram o Twitter resultan cada vez más valiosas en términos publicitarios para las empresas. Y, sorpresa, Linkedin no es una excepción. Por eso hoy vamos a hablarte de la publicidad en Linkedin.

Y es que como ya explicamos el mes pasado en nuestro artículo acerca de para qué sirve Linkedin, la red profesional más importante del mundo es mucho más que una plataforma donde encontrar trabajo. Es la red del networking, del trabajo de la marca personal y profesional, y del aprendizaje laboral. También, por supuesto, de las oportunidades de negocio. De ahí que cada vez más marcas apuesten por invertir en Linkedin Ads, el sistema de publicidad de la red fundada por Reid Hoffman en 2002. ¿Pero en qué consiste exactamente?

 

¿Qué es Linkedin Ads?

Como ocurre con los sistemas publicitarios de cualquier otra gran red social, Linkedin Ads consiste en anuncios de pago que se publican a lo largo y ancho de la plataforma. Existen tres modalidades diferentes. En primer lugar, el sponsored content (contenido patrocinado), donde los anunciantes buscan principalmente ganar notoriedad. En segundo lugar, el sponsored inmail (emails patrocinados), a través del cual los anunciantes envían mensajes directos personalizados a su público objetivo. Su objetivo principal es obtener leads y conversiones.

Y, en tercer lugar, el text ads (textos patrocinados). Los anunciantes generan textos atractivos con el objetivo de llevar a los potenciales clientes a una plataforma propia donde obtener el lead o conversión. Partiendo de la idea de que Linkedin es una red profesional donde los usuarios particulares no se comportan tanto como potenciales consumidores sino como agentes laborales activos, Linkedin Ads resulta más ventajoso para las empresas que funcionan con B2B o business to business. Es decir, para las empresas que venden a otras empresas.

 

Ventajas de Linkedin Ads

Es hora de hablar de las ventajas y desventajas de Linkedin Ads. Entre las primeras, podemos citar que existe una enorme especificación en las audiencias. Después de todo, tanto particulares como empresas acostumbran a seguir a particulares y empresas que pertenecen al mismo sector. Es decir, hay un interés común establecido. Por otro lado, y a diferencia de muchas otras redes sociales, en Linkedin los usuarios sí proporcionan sus datos personales concienzudamente. Esto permite segmentar los anuncios por edad, sexo, estudios, aptitudes…

Además, Linkedin Ads ofrece herramientas de medición de resultados muy precisas. Esto resulta muy relevante para conseguir optimizar las campañas. Por último, y al igual que Facebook y Twitter, Linkedin también permite el llamado retargeting, es decir, volver a impactar en usuarios que han interactuado con la marca previamente. Aunque no lo parezca, esta última posibilidad es muy pero que muy potente. Una vez establecidas estas ventajas, vamos a valorar las posibles desventajas de la red profesional reina de internet.

 

Desventajas de hacer publicidad en Linkedin

La gran desventaja de Linkedin Ads es que requiere mayor inversión que otras redes sociales como Facebook. De hecho, el mínimo CPC (coste por clic en el anuncio) en Linkedin es de 2 euros, lo que resulta bastante elevado. Lo segundo, que por desgracia aún no hay mucha cultura publicitaria en la plataforma y no muchos usuarios clican en los anuncios. Esto se debe, en parte, a la percepción singular que tienen los usuarios de la red social, más profesional. Por eso, y esta es la tercera desventaja, pueden percibir los anuncios como spam. No obstante, y aplicando una estrategia equilibrada, es posible sacar mucho partido a sus herramientas publicitarias.