El spam es un fenómeno desgraciadamente conocido por todos los usuarios de internet. También llamado correo basura o correo no solicitado, estos mensajes electrónicos son mensajes no deseados o de remitentes anónimos que tienen objetivos publicitarios o fraudulentos. Por normal general, son enviados de manera masiva para que impacten en el mayor número de usuarios posibles. Por supuesto, no son mensajes exclusivos de las plataformas de correo electrónico, pero es ahí donde podemos encontrar más abundantemente el spam informático.

 

Evitar el spam en Gmail

Si quieres evitar el spam tienes que empezar actuando fuera de la propia plataforma de Gmail. ¿Cómo? Pues en primer lugar no utilizando tu cuenta principal de correo electrónico en entornos digitales como los foros. Estos foros son rastreados por bots al servicio de los spammers que los emplean para recopilar direcciones de correo electrónico. Del mismo modo, no proporciones tu dirección de correo electrónico a cualquier persona ni la des a entidades comerciales cuyos servicios no te interesan o de las que no quieres recibir información comercial.

En cuanto a las acciones que podemos implementar dentro de la plataforma de Gmail, quizá lo más importante sean los filtros. Para ello tendrás que seleccionar la casilla que hay a la izquierda de los mensajes de tu bandeja de entrada, pulsar en el botón de menú de tres puntos que aparece debajo de la barra de búsqueda y seleccionar finalmente aquello de Filtrar mensajes como estos. De esa manera, podrás añadirle la funcionalidad de marcar como spam informático a todos los mensajes que coincidan con los criterios elegidos.

 

¿Cómo evitar el spammer por email?

Además, debemos tener en cuenta que muchas veces el spam no es propiamente spam. En su lugar, estamos ante mensajes comerciales y boletines comerciales de marcas conocidas. Si estás suscrito a muchas comunicaciones de marca puedes sentirte agobiado igualmente. En ese caso, debes recordar que en todos los mensajes así tiene que existir la posibilidad de desuscribirse fácilmente. Suele estar en pequeñito en alguna parte del lado inferior del correo electrónico. Tendrás que hacerlo con todos los correos que quieras dejar de recibir.

Por otro lado, y además de evitar el spam en sí, tenemos que tener cuidado con lo que hacemos cuando llegan a nuestra bandeja de correo electrónico. En ese sentido, es importantísimo que no contestes estos mensajes. Es igualmente importante que no pulses en enlaces ni en imágenes contenidas en dicho correo electrónico. Es más, si logras reconocerlos como spam, ni siquiera los abras. Es mucho mejor ignorarlos y reportarlos como spam de modo que Google pueda aprender a identificarlos mejor y mejor. ¿Pero qué es eso de reportar el spam?

 

¿Qué es reportar spam?

Gmail tiene sus propias herramientas para detectar automáticamente los mensajes de spam, así como los que se asemejan a ellos. Un procedimiento automático que se nutre precisamente de la colaboración de los usuarios de la plataforma de correo electrónico. Así, cuantos más emails marcan como spam los usuarios, más aprende sobre qué son correos spam y qué no. De esta manera, el filtro automático será cada vez más y más efectivo. Y nosotros, como usuarios, tendremos que reportar spam con menos frecuencia. Google irá soportando más trabajo.

El procedimiento en sí es muy sencillo para el usuario. Lo único que tiene que hacer es clicar en la casilla que se muestra junto al perfil del remitente y pulsar en la opción Marcar como Spam. ¿Te has equivocado a la hora de reportar spam y quieres deshacerlo? En ese caso solo tienes que clicar en la pestaña Más que hay en la barra lateral de la izquierda y posteriormente en la carpeta Spam. Una vez ahí solo tienes que seleccionar el mensaje y marcarlo como No es spam. Muy sencillo, ¿verdad?