Que el mundo de la informática y del marketing digital se encuentra colmado de conceptos extraños es algo que sabemos todos. Pero el conocimiento es poder. Por eso desde el blog de Impacto SEOmarketing nunca paramos de traerte nuevos conceptos que te ayuden a entender un poquito más este complejo universo. En el artículo de hoy hablaremos de uno muy concreto: el concepto de web scrapping. Uno que, aunque pocas personas ajenas al marketing conozcan, tiene consecuencias directas en el modo en que viven internet.
 
 

Web scrapping

Vayamos al grano: ¿cuál es el significado de scraping? También conocido como rastreo o extracción de dato, el web scrapping consiste en una navegación automática por la red con el objetivo de extraer información y datos acerca de ella. ¿Y por qué decimos que tiene un impacto directo en el modo en que vivimos internet? Pues porque es precisamente mediante el web scrapping cómo Google accede a la información de internet con el objetivo de indexarla y devolvernos búsquedas precisas a nuestras consultas en su buscador.
 
Pero no solo Google. Al igual que el motor de búsqueda de Google, el resto de motores utilizan este mismo mecanismo para funcionar. También muchas otras grandes empresas. Después de todo, esta información es indispensable para tomar decisiones óptimas y seguir liderando el mercado. Para llevar a cabo el scrapping utilizan software especialmente conocido de muchas maneras: crawlers, spiders o bots son solo algunos de ellos. Cuanta mejor programación haya tras uno de estos sowftare mejor scrapping obtendremos.
 
 

¿Qué es scrapear?

Scrapear una web no es más que someterla a la recogida de información de un crawler o una spider. De esa manera podemos obtener toda la información clave de una página web y utilizarla para nuestro beneficio. Y sí, es totalmente legal realizarlo. Puedes scrapear desde páginas web de pequeñas marcas hasta páginas de multinacionales como Amazon. Lo importante es lo que haces con la información obtenida: utilizarla como fuente de conocimiento -bien- o utilizarla para copiar contenido -mal-. Esa es la clave diferencial.
 
¿Pero con qué finalidad legítimas se suele scrapear? Pues son muchas. Desde la obtención de información que nos permite entender qué reputación online tiene nuestra marca hasta el descubrimiento de toda clase de oportunidades de negocio, pasando por la comparación de precios, la comprensión de la competencia o el ascenso en el ranking SEO. Además, es una práctica que puede realizarse sin grandes conocimientos de programación. Al menos de un modo medianamente eficaz. Para scrapear en profundidad puedes necesitar mayores conocimientos.
 
 

Scraping significado

La información es muy importante para sobrevivir y prosperar en un mercado tan competitivo como el que existe en la actualidad. Pero para obtener informaciones claves del sector, de la competencia, de la marca o de los consumidores de manera manual necesitaríamos dedicar ingentes cantidades de recursos. Recursos a los que no tenemos acceso en muchos casos. Es ahí cuando una herramienta automática como el scrapping puede sernos verdaderamente útil. Ese es el verdadero significado del scrapping: ahorro de recursos.
 
¿Te gustaría scrapear una web? Pues puedes hacerlo de una manera muy sencilla. Todo cuanto tienes que hacer es entrar en la herramienta online Import.io -o descargarla para contar con mejores herramientas- e introducir la dirección URL de la web de la que quieres extraer información. En cuestión de segundos podrás disponer de todos los datos necesarios. Por supuesto, también puedes contratar un servicio de especialistas en programación para desarrollar tu propio crawler de screapping. Pero eso no suele compensar en el caso de las pequeñas y medianas empresas. Basta con herramientas mucho más sencillas.