En el marketing digital intervienen una variedad enorme de perfiles profesionales. Desde los expertos SEO a los especialistas en publicidad digital, pasando por los diseñadores web, los redactores de contenido web o los programadores. Son de estos últimos de los que queremos hablar hoy. Unos profesionales sin los cuales no podría existir internet tal y como lo conocemos hoy en día. ¿Pero qué habilidades de un desarrollador web son indispensables para proporcionar un servicio de verdadera calidad? Lo vemos a continuación.

Habilidades de un desarrollador web

Antes de profundizar en las habilidades de un programador web, o al menos en las que debería poseer, es importante que entendamos cuáles son las funciones principales de estos profesionales. Porque son muchas y muy variadas. Estas abarcan desde el traslado de las especificaciones del diseñador web al lenguaje de las páginas web a la creación de toda clase de software, pasando por la monitorización de estos, la solución de las incidencias de software que pudiera haber o el mantenimiento web, que abarca muchos procesos.

No es una cuestión secundaria. La calidad de un programador puede marcar una enorme diferencia en todo tu proyecto digital. Disponer de un buen programador capaz de realizar diagnísticos precisos y rápidos y de proporcionar soluciones efectivas resulta trascendental para cualquier sitio web. Después de todo, estamos ante una dimensión, la de la programación, altamente compleja, que requiere conocimientos muy concretos. Pero, ahora sí, ¿cuáles deben ser o son las habilidades de un desarrollador web? Vamos con ellas.

Habilidades de un programador web

Como es lógico, la gran habilidad que todo programador web debe poseer es el manejo de los lenguajes para programación. Cuantos más lenguajes controle un profesional de la programación más versátil será. Pero es muy importante también conocer la sintaxis concreta. Es decir, conocer dichos lenguajes en profundidad. La segunda gran habilidad que debe tener un programador web es la habilidad de maquetar, es decir, de dar al sitio web el componente front-end que necesita. Unas de las hablidades de un programador web claves.

Pero hay muchas más. Como el desarrollo, implementación y monitorización de software ejecutado desde la trastienda de la página web. Esto es: el software del que el usuario del sitio web no tiene constancia directa. Esto es conocido como Back-end y resulta igualmente indispensable para cualquier sitio web. Además, todo desarrollador web debe tener conocimientos de posicionamiento SEO. Tal y como vimos en nuestro artículo sobre cómo afecta el diseño web al SEO, tanto diseño como programación tienen un rol esencial en él.

Cómo debe ser un desarrollador web

Hasta ahora hemos hablado básicamente de las habilidades de un programador web desde el enfoque del conocimiento especializado. Pero también debemos tener en cuenta que los programadores deben disponer de ciertas características personales básicas para este trabajo. Como por ejemplo la paciencia. Y es que todo cuanto está relacionado con la programación puede resultar exasperante en determinadas circunstancias y poner a prueba nuestra capacidad para estar concetrados pese a no encontrar soluciones aparentes.

Además, es muy importante disponer de una personalidad analítica. Eso permite estudiar en profundidad el universo informático para encontrar las incidencias o las propias soluciones. Por supuesto, y aunque exista un cliché en torno a la figura del programador web como individuo o individua asocial, la realidad es que los programadores web necesitan ser personales sociales con capacidad para trabajar en equipo. Dado que hay que trabajar con otros profesionales, estas habilidades de un desarrollador web son esenciales.