Comenzaremos este artículo con un mensaje descorazonador: en internet debemos cuidar todos y cada uno de los detalles. ¿Quieres que tu marca conquiste el mercado online? ¿Te gustaría ser un influencer en algún rincón social de internet? Pues entonces debes prestar atención a todos los elementos que te rodean. Todos sin excepción. Incluidas las URLs. Es más, en nuestro blog ya os contamos cómo hacer URLs amigables para mejorar nuestro SEO. En el artículo de hoy volvemos a la carga con las URLs. Vamos a ver para acortarlas.
 
 

Qué es Shortener Google

Porque en muchas ocasiones estamos obligados a recortar nuestras URLs. ¿Un caso? Imagina que dentro de tu sitio web tienes una página web dedicada a un producto concreto. O que has creado una landing para un anuncio determinado. Imagina además que son URLs muy largas. Ahora, para terminar de imaginar, piensa que vas a enviarla por correo electrónico a una persona determinada. ¿Piensas enviarle una URL gigante? La mejor opción es acortar la URL para que sea más amigable y, no lo olvidemos, más fácil de recordar.
 
Pero no es la única situación en la que podríamos necesitar una URL acortada. Piensa por un momento en el mundo de las redes sociales. Piensa que quiere postear esa URL para promocionarla. ¿Sabes lo mal que luce una URL inacabable? Por no hablar de la limitación de caracteres en algunos casos. En ese sentido, nos hace falta una herramienta que nos permita acortarlas hasta que sean más agradables. Esa herramienta se llama Google Shortener. ¿No la conoces? Quizá es porque Google lo desactivó en marzo de 2019.
 
Es una pena. Porque Google Shorter nos daba la posibilidad de acortar tantas URLS como quisiéramos. Pero no solo eso. La herramienta de Google también nos permitía llevar un conteo de cada uno de loc clicks que recibían las distintas URLs acortadas. ¿Qué utilidad tiene esto? Pues que podemos ver qué alcance tiene un post nuestro en nuestras redes sociales, por ejemplo. En otras palabras: nos ayuda a medir el rendimiento y la calidad de nuestras acciones de marketing. ¿Y ahora qué? ¿Sin opciones? No. Existen alternativas.
 
 

New Google Shortener

Existen muchas herramientas que aspiran a convertirse en el New Google Shortener. Herramientas que tal y como hacía la herramienta de Google, nos ayudan con nuestras interminables URLs para que nos odien por todo internet. Una de ellas, probablemente la más aventajada de todas, es Bitly. Su gran ventaja es lo fácil e intuitiva que es. No necesitas tener ningún conocimiento previo ni pelearte con el software. Solo tienes que introducir la URL que quieres aortar y Bitly te devuelve una URL amigable que merece la pena compartir.
 
Pero no es la única. Los más apasionados de internet ya conocerán Owly. Esta herramienta fue desarrollada por la empresa Hootsuite. Para quienes no la conozcan, Hootsuite es una de las herramientas más utilizadas y amadas del mundo del Social Media y del Community Management. Es un sello de calidad. Y no hay error. Owly es una de las mejores alternativas a Google Shortener sin la más mínima duda. EL único peor respecto a Bitly es que para utilizar Owly sí tienes que registrarte. Minipunto negativo de cara a los más perezosos.
 
¿Y ya está? En realidad no. El universo virtual tiene mucho más que ofrecernos en materia de recortadores de URLs. Encontramos nombres como TinyURL, Rebrandly o SmartURL. Puedes probarlas todas hasta ver las herramientas que mejor encajan con tus gustos y necesidades. Sin embargo, ya te adelantamos que las dos primeras son objetivamente las mejores. Quizá no sean el New Google Shortener, pero cumplen con creces los objetivos que se plantean. Ya sabes: cuida tus URLS como cuidas cualquier otro elemento.