En las redes sociales uno de los principales contenidos, por no dejarles el peso de ser el principal contenido a secas, son las imágenes. Esto es así tanto para los usuarios que utilizan sus perfiles personales como para las empresas que utilizan las redes como escaparate de sus productos y de su marca. Por esta razón hoy hablamos sobre las fotografías para redes sociales.

Está demostrado que los perfiles y las marcas que triunfan en las redes sociales lo hacen gracias a sus contenidos audiovisuales. Aunque algunas publicaciones con contenido textual también despiertan el interés de una buena parte del público, son las imágenes las que se vuelven virales. Ejemplo de ello son los memes más famosos que han atravesado toda clase de fronteras rápidamente viralizandose en la red.

Cuidar la fotografía en las redes sociales puede ser la diferencia entre destacar o pasar desapercibido. Si analizamos las cuentas de Twitter con más seguidores descubriremos que los influencers suelen utilizar sobretodo contenidos audiovisuales para sus redes.

 

Fotografía de producto en las redes sociales

Facebook, Instagram, Twitter… Todas estas redes sociales pueden ser el escaparate perfecto para nuestra marca. Sin embargo, para que las estrategias llevadas a cabo realmente funcionen y atraigan clientes, debemos diseñar adecuadamente las imágenes de nuestros productos.

La fotografía de producto para redes sociales puede provocar un gran impacto en los espectadores y generar interés por nuestra marca. Lo más importante para conseguir eso, es que las imágenes sean originales y creativas. De otra forma, no llamará la atención de los usuarios que seguirán pasando los contenidos.

¿Qué recursos podemos utilizar? Pues principalmente el color. El color de la composición puede conseguir que una imagen a priori simple pueda destacar enormemente. Por eso, antes de tomar fotografías ten en cuenta que colores vas a utilizar en la composición y cómo los colocarás para crear puntos de atención en la imagen.

Por otra parte, ten siempre en cuenta el contexto y el punto de vista de los usuarios a la hora de contactar con la imagen. Piensa que la idea es invitarles a interactuar. Eso sí, nunca debemos perder la estética en la composición , ya que en este sentido, todo lo que nos entra por los ojos, encaja mejor si es aparentemente bonito y cuidado.

Cómo hacer buenos selfies para las redes sociales

Sin embargo, uno de los bombazos a nivel audiovisual en las redes sociales ha sido la moda de los selfies. Estas autofotos sirven tanto para perfiles particulares como para marcas, ya que si un famoso se hace un selfie con tu producto, seguramente tengas la venta asegurada.

Sin embargo, ¿en qué se basa un buen selfie? ¿cómo hacer buenos selfies? No es muy complicado y además han surgido toda clase de modalidades. Lo más importante es intentar que todos los que salgan en la imagen salgan favorecidos. Por supuesto, hay que tratar de encontrar un fondo bonito, llamativo o característico y , si no es así, al menos cuidar la composición y los objetos para que transmitan algo , ya sea orden y pulcritud (como buscan la mayoría) o caos y desorden (como puede interesarnos en algunas circunstancias).

Aunque muchos asegurarán que para saber cómo hacer un buen selfie necesitas uno de los famosos palos para sujetar el móvil, lo cierto es que no es tan necesario. Muchas imágenes selfie quedan más naturales y dinámicas precisamente por realizarse sobre la marcha y sin ningún otro instrumento.

Por último, ten en cuenta que los selfies para Instagram han ido evolucionando y que ya no solamente se llevan aquellos en los que se nos ve la cara. Selfies en los que mostramos nuestro pelo (helfie), de nuestros pies (shoefie) o luciendo alguna joyita (relfie) son la nueva tendencia.