91 109 05 02 info@impactoseo.com

Cuando hablamos acerca de cómo funciona el posicionamiento SEO, en aquel otro artículo, mencionamos que existen dos dimensiones diferentes dentro de una estrategia de posicionamiento SEO. Por un lado, está el conocido como SEO interno y que refiere a todas las acciones implementadas en el interior del sitio web, como el desarrollo de una estructura web óptima, el enlazado interno, la optimización de imágenes y otras muchas acciones más. Por otro lado, está el llamado SEO externo. Profundicemos en él.

SEO externo qué es

Piensa por un instante en el Imperio Romano. Como cualquier otro imperio, necesitaba controlar tanto sus vicisitudes internas como expandirse hacia el exterior. Dos dimensiones que se retroalimentaban. Esto pasa con estas dos dimensiones del posicionamiento orgánico en buscadores: actúan conjuntamente. ¿Pero qué es el SEO externo exactamente? Pues, como habrás podido imaginar, refiere a todas las acciones que tienen lugar fuera del sitio web y que están orientadas a mejorar el posicionamiento en Google.

En concreto, el SEO externo persigue un objetivo primordial: mejorar la autoridad de dominio y de página. Ambos factores representan dos de los factores más influyentes en el posicionamiento orgánico y dependen en buena medida de la popularidad y la relevancia. Y estos, a su vez, dependen en gran medida de un factor clave en todo esto: hablamos de los backlinks, enlaces que apuntan hacia nuestro sitio web desde sitios web diferentes. Debemos trabajar para conseguir que otras páginas nos enlacen.

SEO externo

¿Pero qué podemos hacer para conseguir backlinks? Existen muchas acciones interesantes, pero sin duda, la más importante de todas tiene que ver con el contenido. Si bien esto puede parecer una acción referente a la estrategia de posicionamiento SEO interna, es también externa. Además, no basta con crear contenido, sino que debemos desarrollar contenido ultrainteresante y atractivo que atraiga a los usuarios. Si quieres que los griegos te lean, escribe una Ilíada o una Odisea. El SEO externo requiere de buenos textos.

Pero no solo de ello. También depende de que propaguemos dichos buenos textos allende los mares. Y, para esto, necesitamos de las plataformas sociales como Facebook, Twitter o Instagram. Además, también deben trabajarse otros aspectos como la inclusión del sitio web en directorios de internet, la participación en foros y blogs de internet o el guest blogging. Ahora ya sabes qué es SEO externo y cómo implementarlo de forma efectiva. ¿Pero valen todos los backlinks? ¿O debemos ser más selectivos?

Qué es el SEO externo

La realidad es que debemos ser muy selectivos. Después de todo, cuando una página web incluye un enlace hacia nuestra propia página web, nos transfiere su nivel de dominio. Y, en caso de que esta tenga una pésima autoridad, estaremos recibiendo un pésimo nivel de dominio, lo que afectará a nuestra autoridad de página y a nuestra autoridad de dominio. Por eso es importante intentar conseguir enlaces de sitios reputados. Las marcas importantes o los medios son claves. El SEO externo trata sobre calidad.

SEO externo qué es y para qué sirve

Sabemos para qué sirve el SEO externo y sabemos que, en consecuencia, debemos incluir en cualquiera de las estrategias de posicionamiento que realicemos, con independencia de la variedad a la que pertenezca de los diferentes tipos de SEO. Lo importante por supuesto es realizarlo correctamente. Y aquí en Impacto, la agencia de posicionamiento orgánico de referencia en la ciudad de Madrid, podemos echarte una mano. Nos encantaría ayudarte a conseguir todos tus objetivos. ¿A qué esperas?