91 109 05 02 info@impactoseo.com Blog

Hay una cosa fundamental que tienes que saber cuanto antes del Dark Social: tiene un nombre muchísimo más tenebroso de lo que debería. Porque, aunque suene como alguna mala práctica, de esas de las que ya os hablamos en nuestro artículo sobre el Black Hat SEO, no tiene absolutamente nada que ver con ello. Y, sin embargo, resulta imprescindible que sepamos en qué consiste si queremos tener éxito con nuestro proyecto en internet. Así que nuestro objetivo con este nuevo artículo es explicártelo para que comiences a tenerlo en cuenta desde ahora.

 

Dark Social

Vayamos al grano: el Dark Social comprende todo aquel tráfico web que recibe nuestra página web pero que no sabemos de dónde procede. O, en otras palabras: refiere a las visitas que no podemos analizar con herramientas destinadas a ello como Analytics. Aunque también refiere a todo contenido compartido en una web que resulta imposible de medir con esas mismas herramientas. Una auténtica fuente de preocupaciones para los analistas y las empresas, ya que todo aquello que no puede medirse, no puede optimizarse. Al menos no con estrategia.

La pregunta es ¿cuántas visitas web provienen de fuentes desconocidas? La respuesta, obviamente, es depende. Y depende de las características particulares de cada página web, así como los usuarios habituales o potenciales que tenga. No obstante, en marketing está bastante asentada una idea del tráfico web aproximado que pertenece al Dark Social: desde un mínimo hasta más de un 50%. Si quieres conocer el porcentaje de Dark Social de tu web, basta con que entres en tu cuenta de Google Analytics asociada al site y compruebes el llamado tráfico directo.

 

Fuentes habituales del Dark Social

Está bien. Aceptemos que nuestras páginas web reciben y recibirán visitas de cuya procedencia no podemos ser conscientes. Pero esto no significa que no podamos establecer teorías en base a mediciones alternativas. Porque sí que podemos. Así es como conocemos cuáles son las fuentes más frecuentes del Dark Social. Como las visitas que llegan desde aplicaciones de mensajería instantánea como Whatsapp o Telegram. Las que llegan desde todos los chats privados de redes sociales como Instagram o Linkedin. O las que llegan desde correos elecrónicos.

También acciones tan cotidianas como acceder a la web desde la pestaña de marcadores o favoritos. O redactar la dirección exacta de la misma en el navegador. Como ves, son acciones que todos llevamos a cabo diariamente. Todos formamos parte del Dark Social de una u otra manera. De ello podemos extraer una afirmación esencial y que choca con la connotación aparentemente negativa del nombre: el Dark Social es bueno en líneas generales. Es un tráfico desconocido, pero muy probablemente interesado genuinamente en el contenido de nuestra web.

Puede que te estés preguntando por qué no podemos conocer el origen exacto de todas estas visitas webs. Al fin y al cabo, hay herramientas de marketing capaces de medirlo prácticamente todo. La razón principal es que son visitas que provienen de clics en enlaces que no suelen ser rastreables. Y esto es así porque carecen de metadatos que nos informen acerca de ellos. Sea como sea, lo que está claro es que debemos resignarnos a no conocer todo acerca de nuestros usuarios y alegrarnos de esas fuentes desconocidas que permiten aumentar el tráfico web.

 

¿Cómo saber las visitas de una web?

De todas formas, y salvo en las páginas donde el Dark Social comprende más del 50% del tráfico, aún contamos con una cantidad enorme de visitas que medir. Y es importante hacerlo. Es más, hay pocas cosas tan básicas para cualquier proyecto digital como saber las visitas de la web. Pero también las webs de la competencia. Y, en ese sentido, también existen muchas herramientas que nos permiten hacerlo. Como SimilarWeb, SEMrush, Sistrix o Alexa. Con ellas, podrás aprender mucho del sector y aplicarlo a tus propias estrategias de marketing.