91 109 05 02 info@impactoseo.com Blog

Hay mucho más allá de lo que ven nuestros ojos. Esto es válido en cualquier dimensión de la vida, pero de modo especialmente certero cuando hablamos de internet. Después de todo, aquello que percibimos mientras estamos navegando por las diferentes webs no es todo cuanto existe. Bajo esos sitios webs de diseño impecable – y otras veces no tan impecable- se esconde todo un mundo de códigos que entusiasman a los programadores web. Hoy queremos explicarte cómo ver el código fuente en Google Chrome para que puedas sacarle partido.

 

Cómo ver el código fuente Google Chrome

El código fuente es el código que los navegadores leen y transforman en aquello que tú ves. Su importancia, por tanto, es enorme. ¿Pero por qué querríamos verlo? Entre otras cosas, porque nos permite obtener información acerca de nuestras páginas web y del resto de páginas web de la red. Teniendo en cuenta que todos los motores de búsqueda utilizan este código como fuente de información para la indexación y el posicionamiento, saber ver el código fuente de las páginas nos permite obtener un conocimiento muy pero que muy valioso.

¿Pero cómo hacerlo en Google Chrome? Pues para ello deberás activar esta opción desde el menú contextual del navegador y clicar en Inspeccionar. También puedes hacerlo de manera más sencilla mediante el atajo de teclado CTRL+Mayúsculas+I en Windows y Opción+Comando+I en Mac Os. Si por algún avatar del destino no consigues ver el código fuente en Chrome mediante estos procedimientos, siempre puedes penetrar en su menú, pulsar en Más Herramientas y posteriormente en Herramientas para desarrolladores.

Ya sabes cómo ver el código html de una página. ¿Pero qué vas a encontrarte exactamente? Pues diferentes pestañas a través de las cuales analizar los entresijos de la página. Como Elements, Console, Sources, Network, Perfomance, Memory, Application, Security o Audits. Podremos conocer los colores exactos utilizados a la hora de diseñar la página, cómo se ve la página web según diferentes tamaños de pantalla y dispositivos, cuán veloz o cuán lento cargan los elementos de la página y muchas otras cosas más.

 

Encriptar código fuente HTML

Ver el código de una página web ajena puede servirnos de inspiración. Sin embargo, en muchas ocasiones esta herramienta puede convertirse en una herramienta de plagio. ¿Y si alguien copia nuestro código fuente para su propio beneficio? Es una amenaza que está ahí. Por eso disponemos de métodos a través de los cuales impedir que terceras personas utilicen indebidamente nuestro código fuente. Eso sí, son métodos parciales. Te avisamos de que resulta imposible ocultar por completo el mismo.

Por tanto, todo lo que podemos hacer es ponérselo difícil a quienes quieran copiar nuestro código html web. Y hay técnicas para ello. Por ejemplo, mediante el cifrado de la página. Concretamente, el cifrado mediante el uso de Javascript. Una vez hecho, solo tienes que colocarlo en un archivo HTML junto con una función específica que posibilita al navegador su desciframiento. De esta manera, el navegador podrá leerlo, pero los usuarios que no dispongan de conocimientos Javascript no. Solo los más expertos serán capaces de hacerlo.

Sin embargo, y como hemos dicho en otras ocasiones, el contenido Javascript no es muy recomendable de cara al posicionamiento orgánico. No gusta demasiado a los robots indexadores de los motores de búsqueda. Puedes meter código fuente de relleno para despistar, deshabilitar el clic derecho o encriptar el código fuente html. Pero todos estos procedimientos tienen sus desventajas y sus limitaciones. En última instancia, cualquier buen entendido puede acceder a tu código fuente. Debemos aprender a vivir con ello.