91 109 05 02 info@impactoseo.com Blog

Hace muy poquito repasamos las tres formas de aparecer desconectado en el chat de Facebook. Después de todo, los servicios de mensajería social como Whatsapp, el chat de Facebook o el chat de Instagram han llegado a ser la manera predominante de comunicación contemporánea. Hablamos a todas horas. Lo usamos para hablar con nuestros familiares, con nuestros amigos, con nuestros compañeros de trabajo… Y es normal. Son programas que permiten un diálogo fluido, instantáneo, cómodo y cada vez más completo. Pero no siempre fue así.

Hace aproximadamente veinte años, antes de que las redes sociales y los servicios de mensajería instantánea se cristalizaran y conquistaran nuestras vidas, otros especímenes de servicios de mensajería reinaban en internet. Hablamos, para quienes no tengan la edad suficiente para recordarlo, de los chats anónimos. Chats que no eran empleados para conversar con personas conocidas. Todo lo contrario: eran utilizados para conocer y conversar con personas desconocidas. Un tipo de chat social donde muchos de nosotros pasábamos algunos buenos ratos.

Hoy aquellos chats han evolucionado. Porque sí, aunque las redes sociales y los servicios de mensajería como el Whatsapp o Telegram han desbancado a las páginas de chat, estas también sobreviven. Es más, muchas de ellas han evolucionado para incorporar elementos que impiden el anonimato, como la utilización de las webcams. De ese modo, estos chats sociales son ahora más sociales que nunca. Muchas personas los utilizan para divertirse y conocer personas de otros lugares del mundo. Incluso youtubers como ElRubius graban vídeos en esos chats.

 

Chat sin registro social

Una rápida búsqueda en Google nos descubre un panorama muy rico en chats sin registro social. Es decir, chats para los que no necesitamos utilizar nuestra dirección de correo electrónico, introducir datos personales ni dar consentimiento para conectar a través de alguno de nuestros perfiles en las redes sociales. Son, hablando claro, absolutamente autónomos. Aunque para muchos esto resulta inseguro y sospechoso, muchos encuentran en ese tipo de entornos de conversación una fuente de entretenimiento. Al fin y al cabo, puedes ser quien tú quieras.

Incluso puedes ser tú mismo. Porque, admitámoslo, las redes sociales a veces nos impulsan hacia una teatralidad en nuestras vidas. En el chat social, sin embargo, no tenemos que seguir ningún guion, salvo las pautas éticas de conducta más elementales. Por supuesto, puedes encontrar chats que incorporan videocámaras o chats que no lo hacen. La elección entre uno u otro dependerá de qué estés buscando. O de lo aventurado o tímido que seas. En líneas generales, chat y fobia social son términos que suelen casar. Son una herramienta para algunos.

 

 Chat gratis social

Del mismo modo que existen chats con registro social y sin registro social, chats con videocámara y micrófono y chats sin videocámara ni micrófono, existen chats social gratis y chats social de pago. Por supuesto, en chats gratuitos encontrarás un mayor número de personas. Personas que entran en estas páginas webs con el objetivo de encontrar diversión, pero también con muchos otros objetivos. Como hacer verdaderos amigos, encontrar a personas con intereses comunes o, en muchísimos casos, ligar. Ligar sigue siendo una meta común en los chats.

Si bien aplicaciones de ligue como Tinder, Bumble o Meetic han reducido la afluencia de personas a los chats de ligue, siguen siendo un entorno muy concurrido. Al fin y al cabo, estas aplicaciones son utilizadas normalmente por un público más joven, milenial y centenial. Además, los chats sin cámaras webs permiten entablar relaciones basadas en aspectos puramente intelectuales. Y eso para muchos y para muchas es un enorme incentivo. El chat social en España, de momento, sigue vivo. Chatroulette u Omegle son dos de los más importantes.