Como ya analizamos en nuestro artículo titulado Origen de Internet, el crecimiento de la red durante todas estas décadas desde su nacimiento ha sido claramente exponencial. Tanto en el número de internautas que participan en ella como en el número y variedad de acciones que tienen lugar a través de ella. Hoy resulta de enorme dificultad imaginar un mundo sin Internet. Sin embargo, muchas personas abogan por regresar a el momento en que vivíamos sin esta herramienta colosal. Vamos a contarte por qué piensan eso.

Contra Internet

Son muchas las razones que utilizan los detractores de Internet para abogar por el apagón. Una de las más importante reside en el aislamiento. Según esta corriente antiInternet, la red nos aísla del resto de personas incluso aunque aparentemente nos conecte. Es esa contradicción ya que ya estudiamos en otro de nuestros artículos titulado Pros y contras de las redes sociales. En cierto sentido, es verdad que la hiperconexión a Internet, y especialmente a las redes sociales, está conectado con una mayor sensación de soledad.

Pero no es el único de los argumentos en contra del Internet. Otro muy frecuente gira alrededor del tema de la ciberseguridad. Tal y como expresan los detractores de la red, Internet es un universo colmado de una enorme cantidad y variedad de peligros donde resulta muy sencillo ser engañado o hackeado. Es decir, que las estafas son muy frecuentes y podemos ser víctimas de ellas en cualquier momento. Además, quienes son partidarios de abandonar internet también consideran que está repleta de información poco fiable.

Internet es malo

No necesitamos ser Sherlock Holmes para determinar que estos argumentos en contra del Internet tienen algo de cierto. La adicción a las redes sociales existe, los ciberdelitos existen y las fakes news existen. Y todo en una cantidad mucho más elevada de lo que nos gustaría. Además, también es cierto que hemos llegado a un punto en que, en muchas ocasiones, usamos internet de manera automática, en lugar de poner nuestros recursos y nuestro tiempo en cosas más productivas que verdaderamente merezcan la pena.

Ahora bien, que estos argumentos contra Internet tengan parte de razón no implica automáticamente que el Internet es malo. Porque no lo es. Del mismo modo que dijimos para las redes sociales en aquel otro post, Internet tan solo es una herramienta y lo fundamental es cómo la utilizamos. En ese sentido, lo esencial está en la educación digital, puesto que esta educación proporciona herramientas para distinguir las estafas, las fake news y el uso del abuso. Internet, usado con inteligencia, nos hace la vida mucho más fácil.

Aspectos negativos de Internet

Todos los grandes avances de la historia de la humanidad han tenido detractores. Por eso no es extraño que hayan surgido personas, incluso colectivos, que se posicionan contra Internet. Por supuesto, son opiniones respetables y, como hemos apuntado antes, guardan cierta verdad. Pero más que usar esa información para volver a las cavernas, podemos usarla para implementar medidas de mejora y disfrutar de internet de forma más productiva y saludable. Después de todo, ya lo decíamos antes, nos hace la vida mucho más fácil.

¿Cómo? Todos lo experimentamos cada día. Internet es una puerta al universo que nos proporciona acceso a todo tipo de información, nos conecta con todo tipo de personas localizadas en todo tipo de lugares, nos da oportunidades laborales magníficas, nos permite comprar a distancia y ahorrar tiempo y muchos beneficios más. ¿Hay argumentos para crear un discurso que diga que Internet es malo? Sí, los hay. ¿Hay argumentos para crear un discurso en defensa de internet? Sí, y según nuestra perspectiva, es mucho más potente.